aprendizajes, Experiencias, Memorias, Poemas, Realidades

Los abuelos después de una larga tanda de amor

IMG_1309-Nadie prepara el té mejor que tú. Mi diosa. Inigualable. Sobre todo cuando sabes ser libre.
-Bien que sabes que no siempre ha sido así.
-Para mi siempre han sido los mejores tés que he probado. Lo demás ni lo recuerdo.
-Pues yo si hago memoria de que las primeras veces en las que te preparé el té agregué sal en vez de azúcar, y la segunda vez estaba tan fuerte que era imposible que alguien lo tomará…. y aún así dijiste que estaba delicioso. Que era lo mejor que habías tomado en años. Por qué dijiste eso cuando sabías que no eran perfectos?

-Para mi lo eran no por su sabor, olor o color, sino por las ganas que habías puesto al colocar cada ingrediente en ellos.
-Ganas?

-Sí. Deseos de crecer, ser mejor, hacer algo bueno para mi, para ambos. Éramos un ensayo en aquel entonces, un ensayo pero con ganas. Y si teníamos ganas, qué más nos faltaría? Valentía para lanzarnos y continuar, venciendo el miedo de lo incierto, y hasta eso teníamos. Nada nos faltó mientras pudimos reír de nuestros errores y darnos la mano.

-Tú siempre haciéndome sonreír. Viéndome perfecta.

-No es más lindo amarte enalteciendo tus virtudes y acompañándote en los aprendizajes?, y regañándote si hace falta pero con amor?, No crees que aprendemos más mientras nos equivocamos?

-Más que novios siempre fuimos amigos. Eso fue valioso.

-Si. Y fue la mejor decisión, aunque necesitamos mucha tolerancia.
-La mayor tolerancia. Sobre todo cuando estaba oscuro.

-Un día te dije tantas cosas, erradas, si. Pero me sorprendió que no me sacaras de mi error. Por qué no lo hiciste?

-Si me amabas como necesitaba lo ibas a saber sin que yo te lo dijera. Yo quise pensar que éramos más que cuerpos. Así que aunque dijeran que esta mujer era una vagabunda y lo pareciera, tú ibas a escudriñar más al fondo e ibas a encontrar una explicación, a tal punto que si en ese momento no la tenías, ibas a ser paciente y esperarías por ella. Te lo iba a decir yo o te lo iba a decir el tiempo. Así fue, y entonces entendí que podía amarte.

-Hubieses sido capaz de dejarme ir?

-Claro. Yo no sé enjaular a las aves. Tú eres una.

-Y pensar que sigo volando, pero contigo.

aprendizajes, Autoestima, Experiencias, historias, Pensamientos, Realidades

Padres e hijos

img_20161109_111343.jpgHoy hablé, por casualidad, con una chica de unos 15 años. Ella trabaja fregando los pisos de la casa del vecino.

Le pregunté la razón de ejercer tan pesada labor, imaginé que los problemas económicos han  provocado un hueco al bolsillo de su familia, y que podría ser su historia muy igual a la de muchas chicas de escasos recursos. Quizá a la mía, a la de otras.

Ella me habló de sus aburridos días. Me contó que no está estudiando. Que le es difícil cumplir con ambos deberes, el hogareño y el escolar. Que su madre dice lo primero es la casa, pues sin arroz no se vive y que sus hijos tienen la obligación de mantenerla.

Confieso que la historia no me sorprendió. Este es el dilema de muchas familias en República Dominicana. Usualmente, las personas de escasos recursos desean tener muchos hijos bajo la esperanza de que los mismos, en el futuro, les mantengan.

Esta idea surge de la creencia absurda de que los hijos les pertenecen o de que la pobreza acabará con que los mismos se maten trabajando desde muy pequeños para hacerse cargo de los gastos económicos de sus padres. Típico, alguien cría a otra persona como si fuese una “cosa” o un negocio lucrativo del cual beneficiarse.

Lo triste es que hoy día, con tanto acceso a la información y mejoras en otros servicios, muchos ven este círculo como normal y correcto. Muchas personas o familias ignoran el mal que tales costumbres podrían causar, en sus hijos y familias.

Yo pienso que si hay algo que los padres y las familias necesitan enseñar o poner en práctica, es la libertad y el compromiso. Y es que madres y padres necesitan hacer empatía con los sueños de sus hijos e invitarles a volar, a crear por ellos mismos, a ser honestos, firmes, decididos, constantes, apasionados, comprometidos.

Los padres nunca deben aprisionar a sus hijos, ni hacerles parte del sistema, ni sumarles responsabilidades que no son suyas, ni decirles que no pueden, ni exigirles manutención económica o cuidados.

Con esto no digo que un hijo no tenga compromisos hacia con sus familiares. Sólo expreso la realidad vivida y la huella, que pienso, puede dejar en el alma de  hijos cuyos padres muestran tal comportamiento. Y es que este círculo económico genera que padres e hijos continúen envueltos en la pobreza mental y económica, ya que los padres no lograron sus sueños ni tampoco dejaron que los hijos concreticen los suyos. Esto genera pobreza sobre pobreza.

Si padres promedio de República Dominicana entendieran la necesidad de invitar a sus hijos a emprender, soñar y hacer suceder sus metas; si comprendieran la importancia de pensar con visión y de no ver en sus hijos una forma de beneficio económico para si mismos, sino un ente capaz de transformar y crear grandes tesoros, el mundo sería mejor.

aprendizajes, Experiencias, historias, Memorias, Pensamientos, Realidades

Pueblos de la frontera: Mitos y creencias

 

Estos últimos días han sido intensos. Bueno, como todos los que cubren mis horas y mis experiencias. Con decirles que no he tenido tiempo para escribir tanto como quisiera.

Mientras el sol y la lluvia dan vida a las paredes de mi casa, Anita me ayuda a organizar, todo esto para ver si así rendimos el tiempo. Y es que cuando una vive prácticamente sola, con tantos pendientes por resolver junto al devenir de la vida, es difícil hacerse cargo de todo.

En fin, Anita es una súper mujer y siempre esta sonriente. Ayer tuve la oportunidad de sentarme con ella y dialogar sobre temas  que en estos cortos días de conocernos no habíamos hablado.

Supe que su familia está en Neiba, por la Sierra de Bahoruco, de donde nacen las uvas y las tierras envueltas en agua dulce y salada. Eso ya lo sabía, pero no conocía su historia a fondo.

neiba2528logo2529
Logo: Neiba noticias

Me dijo que tuvo que venir acá para así poder enviar dinero a su hija de 11 años de edad, quien hace poco fue violada y está viviendo con la abuela. Además, me comentó que tiene otra criatura de 2 años. Solo que esta vive con su padre, quien la pidió, ya que Anita no podría hacerse cargo de la bebe.

Ambas niñas son hijas de diferentes padres. El de la mayor, la embarazó y se fue; ella tenía unos 16 años. Y el de la menor, es económicamente y socialmente diferente a Ana, la ha subestimado y no la ha querido como esposa. Me dijo.

Pero dentro de toda esta historia, algo que ha llamado mi atención, ha sido la tristeza que toda su vida ha embargado el corazón de esta mujer. Desde el haber nacido con menores oportunidades hasta el haberse enamorado y ser subestimada  por el simple hecho de no tener la exigida condición social o económica.

Me contó que la familia, del hombre del cual se enamoró, le hizo la vida imposible. A tal nivel de intentar matarla, de quemar su casa, y de al final, cuando no pudieron eliminarla con tales tácticas, practicarle brujería. Eso me dejó fría. Confieso que me pareció una novela o película.

Nuestra conversación prosiguió, con ella contándome acerca de las creencias de su pueblo. De los rituales, del vudú y sus practicantes, de la gente que creía en poderes misteriosos, de la influencia africana, y de cuán dañino podría ser esto sobre quien era lanzado.

Añadió, además, que desde aquel entonces asiste a una iglesia y que durante largos meses fue obligatorio visitar al psicólogo, producto del daño emocional que tales experiencias habían traído a su existencia. Adicional a esto, expresó no sentir vergüenza de aceptar que estuvo en comunicación con un terapeuta, pues entendió que dado el caso, fue saludable.

Las historias me dejaron perpleja. Es increíble cómo los pueblos crean sus mitos, y cómo las creencias hacen efecto a través del eco que produce practicarlas. A la vez, sentí miedo, o grima como dicen en el campo. Eso no lo niego.

En otro orden, confieso, que dado mi espíritu de periodista, sentí deseos de investigar más y buscar respuestas de porqué suceden o se dan estos acontecimientos. Así que continué leyendo en internet lo que antes había leído. Pienso que buscar información nunca está mal. Luego pude percibir cierta sensación en mí, luego me calme y no supe más.

Yo creo que esos asuntos de hechicería, de maldad y de disturbios, no son más que el producto de la imaginación del cerebro humano en medio de las cosas que uno mismo se repite o se dice. El poder de las palabras en repetición, crean una fuerte emoción en nosotros, haciendo que las hormonas excitación se eleven y den vida a un estado de delirio mental. Mejor que sea eso.

Ahora, paso cerca de casa y a veces veo a Anita en otro hogar, practicando el aseo. La miro y la saludo. Agradezco que me haya confiado tanto. Sin embargo, tengo días que no le veo en casa. Ella solo va cuando la llamo, para ayudarme. Imagino que en estos días todo está limpio, he podido sola. Por otro lado, es posible que en estos momentos conserve un sabor entre dulce-amargo de las culturas y creencias de pueblos ubicados en la frontera de mi país con Haití.

Pero de todas formas, siempre es bueno conocer. Y yo feliz e interesada en hacerlo, aunque con cierta grima.

vudu1
Foto: http://www.lareligionenlibertad.com

Hasta el próximo post.

Gracias a quienes me han escrito a mi correo: Carmen.fupsion@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

aprendizajes, Autoestima, Experiencias, Memorias, Pensamientos, Realidades

Be happy!! 

Después de un tiempo una se da cuenta que mucho de la vida se resume en aprendizajes. Y que al final lo único, quizá más valioso, es eso.  

Estos días han sido buenos, y sobre todo han servido para aprender cosas nuevas. Como el simple significado de disfrutarlos o de reír ante ellos,  y compartirlos con gente especial, como ustedes. 

Yo pienso que la vida es más bonita cuando una la comparte, sobre todo si de asuntos aprendidos se trata. 

Muchos capítulos se cierran. Otros se abren. Culmino estudios, elaboro trabajos finales, río más que antes, me amo más que antes, me transformo; y si antes fui de espíritu libre, ahora soy el triple de eso que fui. 

No sé si saben, o les he contado: Soy periodista. Hace poco estuve pensando en crear un periódico digital, y lo intenté. Busqué personas a las cuales poder asociarme, pensé en un núcleo de trabajo, en mecanismos, estrategias.. Y así. 

Sólo que después, ese asunto tomó otro giro. Se volvió una agencia para brindar servicios de relaciones públicas y publicidad. Ya saben; páginas web, manejo de redes, creación de App, etc. El negocio arrancó y hay buenas personas en el. Sólo le hace falta un empujón, ha estado un poco frenado. 

Bueno, en cuanto al periodismo, he notado que es mi pasión. Sinceramente, no podría estar sin escribir y eso lo saben quienes desde niña me conocen. Y para la buena de Dios, durante este año, he escrito para mucha gente y organizaciones respetadas; de quienes agradezco la oportunidad y confianza. 

Además, he visto que amo la literatura y el cine. Está en mi, y es lo que por ahora, quiero hacer. Deseo contar historias, hacer cortometrajes, narrar poesía, interactuar con la naturaleza, escribir hasta de las aceras; compartirlo y guardarlo a futuro, para nuestros hijos, para las futuras generaciones. 

Me encanta la idea de sentir que puedo conectar con lo que me rodea, y sobre todo conmigo. Me encanta poder respirar y percibir que aprendo algo nuevo siempre, y entonces después compartirlo. Me gusta amar sin medida, eso de si me aman de vuelta no me importa. Me gusta sentir que no tengo lugar, que puedo viajar, ser diferente, vivir siendo yo, sin prisas, con ritmo. Me gusta todo eso porque lo entiendo como felicidad y plenitud. De hecho, es espiritualidad. La verdadera religión. Se trata de ser uno mismo, de actuar libremente. 

Ahora quiero poner voz a lo que escribo, y video. Estamos trabajando para eso, sólo que no quisiera adelantarme hasta que podamos ver los resultados. Quisiera que sepan, pero cuando los vean. No sé porqué soy tanto de sentir, pero es que yo creo que para ser arte no hay pensar. Sólo hace falta sentir. Igual que para amar. 

Bueno, si les hablo de amor, terminaré haciendo poesía. Es que uno ama tantos detalles, y cuando yo hablo de amor no siempre me refiero al sentimiento físico o sexual que puede uno sentir por alguien más; me refiero a eso que amamos hacer, a las pequeñas o grandes experiencias que nos provocan una sonrisa, al acto genuino de amanecer vivo y hablando, al abrazo que podemos obsequiar, al amargado que ríe después de nuestro saludo, a las vidas que podemos transformar, a las personas a las que podemos llegar, a las verdades que podemos pronunciar. Yo creo que eso es amor, y es lo que nos hace vivir. 

Nos diré algo:

“Si queremos ser felices y reír, aprendamos a concentrarnos en lo realmente importante y no nos creamos pertenecedores de los espacios ni de las personas que los rodean.

Empecemos por reconocernos sensibles, autónomos, dignos y responsables. Nunca pensemos que equivocarnos es error, que errar sea placentero, más si de aprender se trata. 

Seamos buenos alumnos, nunca pensemos que hemos finalizado. Dejemos de preguntarnos cuánto nos aman o cuánto nos devolverán de vuelta si hacemos esto o aquello, y comencemos a cuestionarnos sobre cuánto hemos amado nosotros y cuánto entregramos. 

Dejemos de preocuparnos por el qué dirán, y empecemos a reconocer que mientras el corazón baile en la bachata de la limpia consciencia ni la justicia de los hombres podrá ensuciarlo.

Volemos, seamos y dejemos ser. No nos compliquemos, no lloremos, no peleemos, no construyamos corajes. 

Vamos a crear puentes y construir castillos de felicidad, llenos de energía positiva, paz y hermandad. Vivir es simple, más de lo que solemos imaginar. Ser felices también.”

Me despido, hasta el próximo vuelo. Gracias por leer! Gracias a quienes me han escrito a mi correo y por aquí. Be happy!!  

Se les quiere.

Besos y abrazos voladores de estrella fugaz y avioneta rotatoria.

Carmen

aprendizajes, Experiencias, Memorias, Pensamientos

Mariposa y flor

​Entendamos que el amor no es algo que nos pertenece ni se hace eterno solo porque sí, sino que más bien se construye cada día.
Nosotros no podemos andar por el mundo “amando” e hiriendo a una misma vez. No podemos creer que alguien nos amará sólo porque sí. Y quizá puede hacerlo por un tiempo, pero después las heridas mataran ese amor.
No podemos decir que el miedo vence el amor. Yo diría que cuando se ama, el miedo se apaga o se hace invisible, indoloro. Es como si el amor venciera al miedo, o lo que es mejor: El amor es más fuerte que todos los miedos.
Igual, hablemos de respeto. Ojalá entendamos que no se trata de si somos familia, amigos, cercanos o lejanos; todos merecemos respeto y todos debemos brindarlo ante cualquier ser vivo existente. Si hiciéramos eso todos los días, incluso con quienes no tienen cierta delicadeza, el mundo sería mejor.
Como dice mi abuela: “Hija, si quieres ser feliz, ama sin límites y permítete una buena compañía. Alguien que te estime, que vuele contigo, que confíe en ti incluso cuando muchos duden, y que en medio de la problemática, sepa hacerte el amor y ser tu amigo. Alguien que cuando los demás te miren, se admiré y diga: Que hermosa es mi mujer, soy infinitamente afortunado. Alguien que eleve tu espíritu, que te haga sentir viva de la misma forma en la que te hace sentir amada, y tome tus desdichas siendo capaz de transformarlas, así como la naturaleza misma lo hace con la mariposa y la flor.  Y tú, haz lo mismo, sin esperar a que lo haga primero. Míralo a los ojos, entregale tu corazón y dibujen juntos su propio universo. Amale hasta que mundo conspire a su favor, sin saber hasta cuándo. Quizá tres días, varias noches, o toda una vida. Pero que sea saludable,  bueno para ambos. De lo contrario, despidanse con un ligero abrazo y una flor.”
Han pasado varios años, y ella aún me lo dice. Y pensar que así de libres, con estima y respeto; ellos (Mis abuelos) ya cumplen más de 50 caminos de vida juntos, con sus diferentes esquinas, parques, carreteras, transeúntes, mares, diluvios, esperanzas, luchas.  

aprendizajes, Autoestima, Experiencias, historias, Memorias, Realidades

Algo más importante que nuestros miedos

 

Arte enviada por anónimo vía instagram

He perdido muchos miedos, por no decir todos. Los dejé desde el momento en el cual los enfrenté.

Desde niña me gustó enfrentarlos, o quizá los sueños fueron más grandes que ellos.  A mis 18 decidí marcharme de mi ciudad natal, Moca; e ir a Santo Domingo, capital de mi país. Al llegar me recibió una tía quien fue como una abuela para mi. Sin embargo, tenía un reto: El económico.

Yo había llegado con ahorros propios que en pocos días se desvanecerian. Así que debía encontrar qué hacer lo más pronto posible, y en una ciudad desconocida, con muy poca guía.

Lo primero que hice fue vender seguros. Me recuerdo andando muchas calles, rincones y lugares diferentes, no muy resguardados. Sitios donde más de una vez se armaron líos de los que era necesario salir corriendo, y no tuve miedo.

Tiempo después decidí aventurar e invertir lo que había ganado en café importado(que no era mucho, pero si todo), y no tuve miedo. Lo que sí tuve fue muchos sueños, tantos que llegue a imaginarme creciendo en ese tipo de negocio, aunque no fue así. Les cuento que perdí todo lo invertido, pero no tuve miedo y si lo tuve, no fue importante. Y después, reí..

Todo eso contaba con varias razones, la de estudiar, progresar y sobre todo realizar mis sueños, los cuales tuve muy en claro desde pequeña. Yo soñaba con ser una artista, una oradora a favor de los más necesitados, una escritora, actriz, periodista, alguien grande que trabajara con amor.

En fin, para vivir de manera espontánea y libre, es necesario dejar atrás los miedos. Se hace imperante dejar fluir, llevarse, tener claro eso que deseamos y volar, caernos, errar, probar, explorar, sentir, rasparse, caer abajo, hacer estupideces; y entonces, madurar y aprender venciendo los miedos que nos frenan e impiden crecer. 

Por eso hoy, yo me expongo. Me enfrento a mis realidades y verdades, lucho a todo pulmón por mis sueños y coloco todo mi corazón en el porvenir, en quienes me rodean, en lo bueno.

Igual, les invito a hacerlo, a sumarse, a perder miedos, a vivir más, a sentir, a dejarse caer y levantarse.

Besos y abrazos. 

Si les ha gustado este post, pueden comentar o dejar un like. Igual, pueden enviarme sus experiencias a mi correo carmen.fupsion@gmail.com 

Así aprendemos juntos!!

aprendizajes, Autoestima, Experiencias, Pensamientos, Realidades

Escúchate 

 

Fotografía: Carmen Guzmán

 

Escúchate,
Tú no necesitas alguien que esté a tu lado recordándote tus debilidades, tus flaquezas, tus miedos. No necesitas de quien te hace sentir cabizbajo, con poco ánimo, con poca vida. No necesitas de quien te transmita ego, orgullo y egoísmo. No necesitas de aquellos que traten de limitar tus sueños, tus expectativas, tu percepción para con el mundo. No necesitas de quien, cuando te caigas se pregunté porqué lo haces y busque la forma de hacerte sentir culpable por mostrar tus debilidades o por en ese momento no poder levantarte.

Escúchate,
Tú necesitas alguien que te eleve, quien en vez de recordarte tus miedos, pueda ayudarte a vencerlos. Necesitas alguien que te dé vida, que te ofrezca paz, que te cuide, que te quiera. Necesitas alguien que te transmita hermandad y humildad, en vez de orgullo. Necesitas alguien que te ame sin egoísmos, que desee que estés bien, que haga lo mejor para ustedes. Necesitas alguien que piensen ti como suele hacerlo consigo mismo. Necesitas alguien que no limite tus sueños, que te acompañe a volar, que te deje ir por un momento a observar el mundo, que sea libre contigo.

Escúchate,
Necesitas hacer lo mismo. Necesitas comerte todo lo bueno existente en la tierra. Necesitas dar lo mejor a ese alguien. Necesitas abrazar tus flaquezas, quererte y querer las suyas. Necesitas cambiar todo lo tóxico por aquello capaz de inspirarte, construirte y hacer de ti una mejor persona. Estoy segurisima que si haces eso, podrás ayudarte y ayudar al mundo, ser más feliz, transformarte y transformar.

aprendizajes, Pensamientos, Realidades

Primero lo primero

dd7e7a26ff40aec1763cf14c7df9201d.png
Fotografía: Carmen Guzmán 

Estoy en un momento en el cual tomo el espacio suficiente, y me pregunto: ¿Qué me relaja? ¿Qué me gusta? ¿Qué deseo ahora? ¿Qué hacer? ¿Qué me divierte? Y siempre, incluso sin cuestionarlo, lo sé.

Entonces, luego busco hacer eso y me dejo llevar por lo que considero es saludable para mi cuerpo, alma y espíritu. Y lo demás, lo que no es bueno, lo desecho.

Les confieso que desde que hago eso, soy más saludable y más feliz. Son detalles sencillos, como tomar un baño caliente rodeado de velas, hacer ejercicio, recibir un masaje, leer, escuchar música, colocar mis pies en la arena, salir a caminar, comer saludable y moderado. Sólo se trata de procurar darme algún gusto o placer una vez al día.

Me he dado cuenta que si esperamos a palomear toda la lista de pendientes para darnos permiso y dejar un espacio en blanco de nuestra agenda cotidiana, nunca lo haremos y siempre estará llena, incluso el día de nuestro funeral. Así que la única solución es reservarnos un tiempo, con el mismo compromiso y respeto que lo haríamos para una cita con el doctor o con el jefe.

Incluso, se trata de marcalo en nuestra agenda, por ejemplo: Viernes de 1:30 a 4:30 “Cita conmigo”, y es sagrada.

Recordemos: Nada tiene de egoísta decir: “Primero yo”, pensemos… “Sí nos nos desmayamos, ¿quién atenderá todo después? Entonces, primero lo primero.

aprendizajes, Pensamientos

Lo que aprendes mientras creces

sombra
Fotografía: Carmen Guzmán 

¿Qué significa crecer? Muchos creerán que serlo es sinónimo de envejecer hasta llegar al punto de no permitirnos ningún tipo de incoherencia, un tipo de madurez tanto física como mental, pero yo creo que podrás ser tan viejo como desees y aún no lograr conseguir ese tipo de paz espiritual que te hace ser una persona fuerte y madura.

Es muy posible que años atrás, yo no hubiese realizado las declaraciones que haré a continuación. Quizá era yo más recatada en algunos puntos, como también es muy probable que fuese como la fruta nueva, que aún no estaba lista para comerse en su totalidad. De hecho, sigo siendo una simple aprendiz. Sin embargo, hay cosas que uno aprende con las experiencias, vivencias de otros o de uno mismo, etc. Y yo pienso que lo que profundizamos no tiene gracia, sino lo compartimos. Entonces, vamos a socializarlo. Aquí algunos de los aprendizajes:

1. Restar importancia a las terceras opiniones:

Me costó aprender eso. Aunque no fue difícil, ya que siempre he sido rebelde para con mis sueños. Sucedió cuando decidí estudiar lo que quise, cuando tarde años en tener novio, cuando me cambie  de ciudad, cuando me enamoré, cuando olvidé, cuando perseguí, cuando desistí.  Yo creo que se trata de saber y hacer entender que ya creciste, y debes enfocarte en tus metas, no en las de los demás. No estas para cumplir expectativas de NADIE!

2. Estilo e identidad:

En muchas ocasiones se hace difícil encontrar nuestro estilo. Sea porque aun no nos conocemos lo suficiente, o porque deseamos erróneamente, ser parte de una moda. Sin embargo, se trata de identidad y muchas veces no nos imaginamos cuán importante es encontrarla y establecer un estilo propio que nos haga sentir bien, y que a la vez pueda comunicar a los demás quienes somos.  Y no sólo hablo de ropa, también hablo de formas, de integridad, de valores, de lo que somos y queremos reflejar. Es imperante encontrarnos con nuestra aura y crear sintonía, pudiendo así mostrarnos ante el mundo, seguros de nosotros mismos.

3.Las personas tóxicas: 

No fue fácil aprenderlo, fue doloroso. Pero ahora mientras lo práctico, siento ser mejor persona. Entiendo la necesidad de sólo contar con un circulo de personas que nos inviten a amarnos y respetarnos, no a herirnos, faltar respeto, hacernos mal. Cuando somos capaces de entender y hacerlo parte de nuestra vida, el mundo mejora y crece.

4.Decir lo que realmente piensas: 

Esta fue difícil. Muchas de las mujeres acostumbramos a guardar ciertas cosas para ¨No hacer sentir mal a los demás, no molestar o no crear pelea con alguien que queremos¨. Pero esto, escuchen: ¨ES VIVIR UNA VIDA DE MEDIOCRIDAD¨ al no lograr decir las cosas como son, perdemos el derecho de ser escuchadas y la oportunidad de hacer saber la verdad. Así que lo mejor es hablar las cosas, aunque no nos gusten.

5.Error no es igual a fracaso: 

Siempre lo he creído así. Pienso que podemos hacer muchas cosas bien, podemos un día no llorar, no caer. Sin embargo, puede que otro día si suceda y es porque somos humanos, porque debemos permitirnos fallecer y volver nuevamente con iguales ganas a luchar, sea con las mismas historias o cerrando el libro, y comenzando otras. Pero firmes y positivos.

6.No desear lo que otros tienen:

Debemos querernos y apreciar lo bueno que tenemos. Debemos aceptarnos tal y como somos. Además, debemos entender que no somos perfectos, pero si únicos.

7. Alejarte de los amigos o personas con las que ya no tienes nada en común: 

Sí, puede sonar duro. Pero si el momento en que fueron excelentes amigos y su química era tanta que todos querían ser como ustedes, pasó y ya no tienen nada en común, ni siquiera el cariño que antes profesaban. Es hora de soltarlos y seguir adelante.

8. Mandar al diablo los rencores: 

Por más que alguien pueda o intente hacerte daño, no pienses que tu misión es devolverle de la misma forma. Piensa más bien, que son sus decisiones y que si desea ser vengativo es su problema. Piensa que no tienes nada que perdonar, porque no eres Dios; no tienes nada para juzgar, porque no eres juez. Lo malo no se arregla con más maldad, sino con respeto y amor.

9. Escoge mejor a las personas con quienes compartes y a quienes invitas a tu casa: 

A veces me dicen que yo tardo para tener novio. Pero, sigo siendo selectiva y lo seguiré siendo, con mis amigos, con mis conocidos, con mi confidente.. Es mejor así..

10. No trabajar simplemente por dinero: 

Veo un sin número de personas estudiando o trabajando una carrera x sólo porque les genera dinero, y les digo no son muy felices. Entonces, es más lindo y se logra más, si se trabaja con amor y pasión hacia lograr nuestros objetivos.

11. Reír un poco más cada día: 

¿Para qué enojarse sin necesidad? ¿Para qué gastar energía en malos sentimientos? Para nada. Entonces, reír vale la pena, incluso en medio de los problemas. Llevar la fiesta en paz es saludable. De hecho, cada vez que he trabajado con personas, ellos me dicen santa paciencia. Hay otra cara que no sea la de felicidad? Yo no la conozco.

12.No arrepentirse del pasado y no llorar por el: 

Lo que fue no será. Lo que fue nos ayudo a aprender. Lo que sucedió hace años, en nuestra niñez, en nuestras pasadas relaciones, en lo que nos hirió, lo no tan bueno, no tiene porqué repercutir en nuestro presente. Incluso, aquello de lo que nunca tendremos una completa respuesta, de lo que fue y no sabemos razones, ya no es y no influye. Así que no te pongas frenos que impidan disfrutar del hoy ni hacer planes a futuro. Ahora es importante vivir el aquí y ahora, y solo eso.

Bueno, espero les guste lo que escribí.
Pueden enviarme sus experiencias y aprendizajes por aquí o por mi correo carmen.fupsion@gmail.com

Les dejo con este audio parte del libro ¨Diablo Guardián¨ del escritor mexicano Xavier Velasco. Les recomiendo leer dicho material.

Ave María Purísima: ¨Me acuso de ser yo por todas partes. O sea de querer siempre ser otra. Y hasta peor: conseguirlo.¨