aprendizajes, Experiencias, Memorias, Poemas, Realidades

Los abuelos después de una larga tanda de amor

IMG_1309-Nadie prepara el té mejor que tú. Mi diosa. Inigualable. Sobre todo cuando sabes ser libre.
-Bien que sabes que no siempre ha sido así.
-Para mi siempre han sido los mejores tés que he probado. Lo demás ni lo recuerdo.
-Pues yo si hago memoria de que las primeras veces en las que te preparé el té agregué sal en vez de azúcar, y la segunda vez estaba tan fuerte que era imposible que alguien lo tomará…. y aún así dijiste que estaba delicioso. Que era lo mejor que habías tomado en años. Por qué dijiste eso cuando sabías que no eran perfectos?

-Para mi lo eran no por su sabor, olor o color, sino por las ganas que habías puesto al colocar cada ingrediente en ellos.
-Ganas?

-Sí. Deseos de crecer, ser mejor, hacer algo bueno para mi, para ambos. Éramos un ensayo en aquel entonces, un ensayo pero con ganas. Y si teníamos ganas, qué más nos faltaría? Valentía para lanzarnos y continuar, venciendo el miedo de lo incierto, y hasta eso teníamos. Nada nos faltó mientras pudimos reír de nuestros errores y darnos la mano.

-Tú siempre haciéndome sonreír. Viéndome perfecta.

-No es más lindo amarte enalteciendo tus virtudes y acompañándote en los aprendizajes?, y regañándote si hace falta pero con amor?, No crees que aprendemos más mientras nos equivocamos?

-Más que novios siempre fuimos amigos. Eso fue valioso.

-Si. Y fue la mejor decisión, aunque necesitamos mucha tolerancia.
-La mayor tolerancia. Sobre todo cuando estaba oscuro.

-Un día te dije tantas cosas, erradas, si. Pero me sorprendió que no me sacaras de mi error. Por qué no lo hiciste?

-Si me amabas como necesitaba lo ibas a saber sin que yo te lo dijera. Yo quise pensar que éramos más que cuerpos. Así que aunque dijeran que esta mujer era una vagabunda y lo pareciera, tú ibas a escudriñar más al fondo e ibas a encontrar una explicación, a tal punto que si en ese momento no la tenías, ibas a ser paciente y esperarías por ella. Te lo iba a decir yo o te lo iba a decir el tiempo. Así fue, y entonces entendí que podía amarte.

-Hubieses sido capaz de dejarme ir?

-Claro. Yo no sé enjaular a las aves. Tú eres una.

-Y pensar que sigo volando, pero contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s