aprendizajes, Autoestima, Experiencias, Memorias, Pensamientos, Realidades

Be happy!! 

Después de un tiempo una se da cuenta que mucho de la vida se resume en aprendizajes. Y que al final lo único, quizá más valioso, es eso.  

Estos días han sido buenos, y sobre todo han servido para aprender cosas nuevas. Como el simple significado de disfrutarlos o de reír ante ellos,  y compartirlos con gente especial, como ustedes. 

Yo pienso que la vida es más bonita cuando una la comparte, sobre todo si de asuntos aprendidos se trata. 

Muchos capítulos se cierran. Otros se abren. Culmino estudios, elaboro trabajos finales, río más que antes, me amo más que antes, me transformo; y si antes fui de espíritu libre, ahora soy el triple de eso que fui. 

No sé si saben, o les he contado: Soy periodista. Hace poco estuve pensando en crear un periódico digital, y lo intenté. Busqué personas a las cuales poder asociarme, pensé en un núcleo de trabajo, en mecanismos, estrategias.. Y así. 

Sólo que después, ese asunto tomó otro giro. Se volvió una agencia para brindar servicios de relaciones públicas y publicidad. Ya saben; páginas web, manejo de redes, creación de App, etc. El negocio arrancó y hay buenas personas en el. Sólo le hace falta un empujón, ha estado un poco frenado. 

Bueno, en cuanto al periodismo, he notado que es mi pasión. Sinceramente, no podría estar sin escribir y eso lo saben quienes desde niña me conocen. Y para la buena de Dios, durante este año, he escrito para mucha gente y organizaciones respetadas; de quienes agradezco la oportunidad y confianza. 

Además, he visto que amo la literatura y el cine. Está en mi, y es lo que por ahora, quiero hacer. Deseo contar historias, hacer cortometrajes, narrar poesía, interactuar con la naturaleza, escribir hasta de las aceras; compartirlo y guardarlo a futuro, para nuestros hijos, para las futuras generaciones. 

Me encanta la idea de sentir que puedo conectar con lo que me rodea, y sobre todo conmigo. Me encanta poder respirar y percibir que aprendo algo nuevo siempre, y entonces después compartirlo. Me gusta amar sin medida, eso de si me aman de vuelta no me importa. Me gusta sentir que no tengo lugar, que puedo viajar, ser diferente, vivir siendo yo, sin prisas, con ritmo. Me gusta todo eso porque lo entiendo como felicidad y plenitud. De hecho, es espiritualidad. La verdadera religión. Se trata de ser uno mismo, de actuar libremente. 

Ahora quiero poner voz a lo que escribo, y video. Estamos trabajando para eso, sólo que no quisiera adelantarme hasta que podamos ver los resultados. Quisiera que sepan, pero cuando los vean. No sé porqué soy tanto de sentir, pero es que yo creo que para ser arte no hay pensar. Sólo hace falta sentir. Igual que para amar. 

Bueno, si les hablo de amor, terminaré haciendo poesía. Es que uno ama tantos detalles, y cuando yo hablo de amor no siempre me refiero al sentimiento físico o sexual que puede uno sentir por alguien más; me refiero a eso que amamos hacer, a las pequeñas o grandes experiencias que nos provocan una sonrisa, al acto genuino de amanecer vivo y hablando, al abrazo que podemos obsequiar, al amargado que ríe después de nuestro saludo, a las vidas que podemos transformar, a las personas a las que podemos llegar, a las verdades que podemos pronunciar. Yo creo que eso es amor, y es lo que nos hace vivir. 

Nos diré algo:

“Si queremos ser felices y reír, aprendamos a concentrarnos en lo realmente importante y no nos creamos pertenecedores de los espacios ni de las personas que los rodean.

Empecemos por reconocernos sensibles, autónomos, dignos y responsables. Nunca pensemos que equivocarnos es error, que errar sea placentero, más si de aprender se trata. 

Seamos buenos alumnos, nunca pensemos que hemos finalizado. Dejemos de preguntarnos cuánto nos aman o cuánto nos devolverán de vuelta si hacemos esto o aquello, y comencemos a cuestionarnos sobre cuánto hemos amado nosotros y cuánto entregramos. 

Dejemos de preocuparnos por el qué dirán, y empecemos a reconocer que mientras el corazón baile en la bachata de la limpia consciencia ni la justicia de los hombres podrá ensuciarlo.

Volemos, seamos y dejemos ser. No nos compliquemos, no lloremos, no peleemos, no construyamos corajes. 

Vamos a crear puentes y construir castillos de felicidad, llenos de energía positiva, paz y hermandad. Vivir es simple, más de lo que solemos imaginar. Ser felices también.”

Me despido, hasta el próximo vuelo. Gracias por leer! Gracias a quienes me han escrito a mi correo y por aquí. Be happy!!  

Se les quiere.

Besos y abrazos voladores de estrella fugaz y avioneta rotatoria.

Carmen

Anuncios