Experiencias, Memorias, Pensamientos

Enamorémonos 

La vida es hermosa, así tal cual su esencia. Vamos a disfrutar cada instante de ella.

La existencia es corta. De hecho, no sabemos por cuanto tiempo viviremos. Por tanto, lo único por lo que tenemos que luchar es por vivir dignamente, haciendo de cada instante con vida un mar de buenas expericiencias.

No la compliquemos. No gastemos tiempo innecesario, tratando de entender lo difícil o lo no claro. Aplacemos; guardemos silencio, dejémonos morir, y volvamos a la vida más luego.

No cargemos los costales que nuestro peso no soporta, ni intentemos colocar lo no es compatible con nuestras alas. Para amar no hace falta maltratar nuestras plumas ni las de otra hermosa ave. Entonces, vamos a querer en saludable medida, y cuando nazca. De lo contrario, aguantemos todas las vidas que hagan falta, como solteros.

Andemos campos diferentes. Conozcamos la vida de mucha gente. Aprovechemos nuestras manos para hacer lo mejor que podamos. Vamos a abrazar nuestros sueños, anhelos, aprendizajes; y luego, vamos a compartirlos con más personas.

Volvamos a ser niños. De esos que corren, sueñan, no temen, experimentan, ríen y conservan cierta inocencia, un tanto difícil de encontrar en el mundo de hoy día; pero no imposible.

Alimentemonos bien. Llevemos una dieta adecuada, tanto en vegetales y carbohidratos, como en amor. Busquemos todo lo que pueda nutrir nuestra alma y tratemos de alimentar de buena forma a otras, sin llegar a causarles alguna herida incurable. 

Aprendamos a disfrutar de lo sencillo. Se hace imperante enamorarnos de la caminata alrededor del mar, de una hermosa puesta de sol, de un delicioso plato, un libro, las huellas de los pies en la arena, el atardecer, el amanecer… Enamorémonos de todo lo que pueda ser llamado “vida”, y hagámoslo hoy porque mañana no sabemos. 

Anuncios