Experiencias, Memorias, Pensamientos

Yo cuando muchachita  

​Bien, a ver cómo nos sale el relato. Inicio pidiendo disculpas por estos días de ausencia. Han pasado muchas cosas. Pero bueno, les hablaré un poco de mi infancia.

Vivo constantemente recuperando mi poder porque utilizo todo el corazón, que es el centro de todos los poderes. Si miro al pasado, veo plenitud de vida, paz y gran riqueza espiritual porque todo cuanto he podido necesitar siempre ha estado ahí, junto a mí, por mi corazón y dejando que el futuro proceda a su antojo, cediéndole siempre el paso.

Yo fui una niña inmensamente feliz, y digo así porque sentí más felicidad que tristeza, tuve grandes juguetes y mucho amor de papá. Y mi madre, aunque un poco más fría, hoy sé me enseñó grandes cosas. Así que tuve y tengo dos amores, quienes me enseñaron a ver la vida de forma diferente: Mi mamá a prepararme para la vida, y mi papá a vivir la vida sin estar preparada.

Algo porque lo que siempre espere fue tener hermanos. Recuerdo que oraba todos los días a Dios, y estaba dispuesta a cualquier sacrificio para que él me concediera algún hermanito/a. Y así fue, aunque tuve que esperar mucho tiempo, contaba yo con 9 años cuando sucedió. Dios me regaló dos hermanas hermosas.

Fui una niña muy pegada a papá. Mis recuerdos comienzan desde Santiago, Salcedo, San Francisco, Higuey, Licey, Santo Domingo, Boca Chica, etc… Digo esto porque papi siempre viajaba a estos lugares, por asuntos de trabajo, y me llevaba consigo en muchas ocasiones.

Ahí mis padres contaban con buenos amigos, casi como hermanos. Así que siempre aparecía algún lugar para pasar un domingo. Al extremo de que ellos decían que yo era la única niña que contaba los días para salir de casa y descubrir algún lugar. Aunque no creo ser sólo yo, pero sí fueron tiempos felices

Como digo crecí muy feliz, porque aún cuando durante mi pre-adoslencia, mis padres vivieron separados la familia en sí… nunca estuvo separada. Yo solía visitar a mamá, y a mi hermana Crystal, y recuerdo que le cantaba frente a las estrellas, y se dormía en mis brazos. Ella sólo contaba con 3 años.

Recuerdo que de los famosos virus que le dan a los niños a mi me dieron muy pocos. Sólo me daba gripe, y en una ocasión padecí paperas. Luego no más. Fui yo muy activa y sana. Rara vez enfermaba. Agrego que comía de todo cuanto pudiera, incluyendo verduras. La familia decía que era raro que a una niña le gustarán, pero a mi sí.

Fuimos y de hecho continuamos siendo, humildes, aunque con las mismas ansias y esfuerzos para la mejoría. Sin embargo, lo que siempre tuvimos en abundancia fue amor, y lo digo porque nunca me faltó un beso antes de dormir, ni un cuento, ni una oración, ni un abrazo, ni un te quiero, ni un eres importante, ni un tú puedes. Eso siempre será especial, y hace que pueda tener la capacidad de brindar amor a más personas, así como lo he recibido y conservado yo.

Nos vemos cuando regrese del cerro, a buscar los tiernos besos y la sonrisa que se inaugura en sus rostros justo después de leerme.

Abrazos hermosos!!

Debajo un recuerdo de quien soy.


 

Anuncios

4 comentarios en “Yo cuando muchachita  ”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s