Experiencias, Pensamientos

El presente y los años

para el blog
Fotografía: Carmen Guzmán

Detrás de la casa de mis abuelos hay un gran tesoro natural. Cuando era niña, me encantaba esperar a que los arboles dieran sus frutos, para luego recogerlos y disfrutarlos. Para mí la naturaleza era eso, un par de sueños y de deseos de tostar café en un gran pilón o mortero de madera, bromear con mi abuela o tomar el té junto al libre viento de cada tarde… Hasta ahora, que el presente y los años, me han hecho entender el valor tan inmensurable con el que cuenta la naturaleza.

Una de las cosas que mas disfruté cuando niña fueron las tardes de campo, las bromas a los abuelos, los mangos, los arboles (Matas), las veces que me raspé las rodillas, y las situaciones difíciles, las que agradezco y sé que si Dios me ofreciese la oportunidad de volver a nacer en el mismo lugar y junto a las mismas personas, yo diría que sí.

Una de las miles de maravillas que correspondo de ser quién y cómo soy, es la dicha de lograr observar ciertos detalles a muy temprana edad. Cuando naces en un paraíso rural, las actividades de ocio son mayores, tiempo que bien solía aprovechar para aprender algo nuevo o desafiarme a mi misma en nuevas experiencias.

Para los años 1999, no hubieron muchas niñas ni niños para acompañar a jugar. Pero sí más conexión con la naturaleza y juegos no tan sedentarios, como los de ahora. Pues aunque la tecnología de hoy y los avances, permiten que nuestros niños puedan acceder a más información, a la vez les hace menos activos físicamente.

Con la llegada del Internet la vuelta al pasado es imposible, y de hecho no quisiera volver. Pero, a veces si quisiera ver más niños practicando algún deporte, interactuando con la naturaleza o haciendo alguna actividad que les permitan preservar y descubrir sus múltiples beneficios.

Hoy vivo en la ciudad, aprovecho las ventajas de eso. Pero confieso que cada vez que visito el lugar que me observo nacer, recuerdo que a veces con tantos carros, calor y humo industrial, se nos olvida cómo escuchar, y nos encontramos encarcelados en nosotros mismos y más solos que nunca. Tal vez por eso cada vez que vengo aquí, me olvido un poco de que el aire que respiro no es tan bueno, y trato de evitar los libros, acciones, películas o canciones que no me hagan pensar o que simplemente no me provoquen nada. Necesito que me toquen!!

Pero, en fin yo digo tantas cosas que mejor lo pausamos ahí…
Besos hermosos!!
Les dejo con esta canción que escuché hace un rato.
Feeling Good- Nina Simone

 

 

Anuncios

7 comentarios en “El presente y los años”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s